Día de sesión Pastores Superintendentes en San Bernardo

597 0

Nuestro Obispo Presidente, Bernardo Cartes Venegas dio la bienvenida a los Pastores Superintendentes de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, compartiendo la convicción que de esta citación, la unidad de espíritu del pastorado saldrá fortalecida. 

La Mesa Directiva quedó integrada por el Pastor Presbítero José Seguel Córdoba, Vice – Presidente, Presbítero Mauricio Moreno Cantillana, Coordinador General y Pastor Carlos Salas Peña, Secretario.

Luego, nuestro Obispo Cartes Venegas señaló los objetivos del encuentro, los temas a tratar y a los respectivos expositores.

.

La primera presentación se tituló “Contingencia Actual, Acoso y Delitos Sexuales”, a cargo del Secretario del Presbiterio Mayor, Pastor Rafael Romero Villegas.  Participaron además con él, el Pastor Mauricio Muñoz Cruce, abogado, y el hermano Orlando Calderón, funcionario de la PDI.

.

La segunda ponencia estuvo a cargo del Licenciado en Teología, Pastor Presbítero Carlos Salas Peña, acerca de la “Teología Sistemática”.  En lo expuesto, el Pastor Salas destacó las bases de la teología de nuestra Iglesia Metodista Pentecostal.

.

La última exposición fue presentada por el hermano Kendy Madonado Rivera, abogado, acerca del “Proyecto Modificación Ley de Culto -Ley 19.638”, que en la actualidad se debate.

Nuestro Obispo Cartes compartió su visión en relación a una mejor atención de la grey del Señor.  En palabras directas trató sus conceptos y compartió los valores que han bendecido su vida cristiana, destacando que entre los pastores Superintendentes es sano e imperativo resguardar la Obra preciosa del Espíritu Santo en la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile.  También instó a sus consiervos a abrir sus manos con el objeto de seguir avanzando en la administración de la Iglesia y siempre velar por la vida espiritual de los fieles, deseando en su espíritu que todos los hermanos tengan la bendición de tener un pastor cercano, un siervo que tome una taza de té en su hogar, que ponga la bendición en el matrimonio, o que entierre a los integrantes de su congregación. 

Finalizó puntualizando: “No condenamos a nadie, sí los sistemas que han traído daño a nuestras congregaciones.  Dios nos bendiga”.