Personajes Bíblicos | OSEAS

180 0

Significado y origen de su nombre: Oseas, nombre de origen hebreo, derivado del original Hoshea, que significa “salvación” o “Es el hombre salvado, el que asegura su eternidad”.

Procedencia y Origen familiar: Según el libro que lleva su nombre, en su capítulo 1:1 refiere que Oseas es hijo de Beeri. Su esposa fue Gomer, quien le dio tres hijos Jezreel, Lo-ruhama y Lo-ammi (Oseas 1:3 al 9).

Al parecer Oseas procedía de algún lugar perteneciente al reino del Norte, el cual denominaba Efraín, puesto que su ministerio profético fue dirigido a esta región de Israel.

Vida y Obra de Oseas: Nació en el año 800 a.C en Israel y falleció en el año 725 a.C aproximadamente. Profeta de Jehová por la voluntad de Dios, fue el primero de la colección de los 12 profetas menores que concluyen el Antiguo Testamento.

Oseas predicó a finales del reinado de Jeroboam II, y en tiempo de Ozías, Jotán, Ajaz y Ezequías.

Oseas profetizó durante los años de decadencia del reino del norte (Efraín). Luego del reinado de Jeroboam II se presentaron tiempos difíciles, en los cuales las revueltas, golpes militares y asesinatos de reyes eran episodios comunes, a tal punto que se cometieron cuatro regicidios en un término de quince años escasos.

La anarquía cubrió el país, mientras que el pueblo era víctima de la inseguridad, el robo, la

violencia y otros males.

El compromiso inicial de Oseas como profeta, no fue accidental. Dios en el capítulo 1 del libro de Oseas, indica al profeta que tome como esposa a una mujer fornicaria, e hijos de fornicación, por la siguiente razón “porque la tierra fornica apartándose de Jehová” (Oseas 1:2). Desde esa experiencia personal, Oseas se preparó para comprender la profunda verdad del amor imperecedero de Dios por Israel, a pesar de que ese pueblo lo rechazaba.

Oseas no pudo haber ejercido su ministerio profético sin una forma particular de sufrimiento. Sin embargo, algunos estudiosos ponen en duda esta relación de marido y mujer que tenía Oseas, más bien señalan que es una narrativa figurativa.

En el capítulo 2 de Oseas, refiere que al parecer la mujer abandona a su marido, por la vida promiscua que le atraía. Finalmente, cuando ya estaba cansada y había perdido su atractivo y totalmente abandonada, nuevamente era comprada por el marido. Después de tenerla aislada por un tiempo, volvía a tomarla como esposa. Explícitamente la historia no se narra así, ni tampoco busca intrigar con el sufrimiento humano, sino demostrar el comportamiento consecuente del amor de Dios.

Oseas, se identificó con el sufrimiento del Señor, y lo compartió en la misma medida en que compartía su amor.

Oseas fue un instrumento de Dios en tiempos de mucha corrupción y oscuridad del reino de Israel, y no aflojó pese a todo el rechazo que indica en el capítulo 9:7 “Necio es el profeta, insensato es el varón de espíritu, a causa de la multitud de tu maldad, y grande odio”. No es de sorprenderse que a Oseas lo hayan identificado como un necio que ocasionaba problemas o a alguien que podría tratársele como loco, o incluso encarcelársele si fuese necesario.

Equipo Temas Bíblicos