Personajes Bíblicos | “Adán”

121 0

Etimología: El nombre Adán, además de ser nombre propio, tiene también la connotación de “género humano”, sentido con el cual se lo emplea en el Antiguo Testamento alrededor de 500 veces, de modo que cuando el sustantivo aparece con el artículo definido debe traducirse como nombre sustantivo y no como el nombre.

Procedencia: El primer hombre creado por Dios, estaba en íntima relación con la tierra (Génesis 2:7; 2:15). Adán fue un hombre dotado de una personalidad y de características propias (Génesis 4:1-25; 5:1-3). Adán es padre de todos los hombres; Dios lo creó primero a él y luego a su mujer Eva, y ambos fueron los padres de toda la Humanidad.

Vida y obra de Adán: Adán fue el único entre los seres de la tierra creado a la imagen y semejanza de Dios, con razón, con imaginación creativa y con inteligencia superior que le capacitaba para conocer, amar y comunicarse, no tan sólo con los demás seres inferiores, sino también con Dios. Fue la mayor y la última de las obras de la Creación de Dios, y recibió dominio sobre todo lo que la tierra contenía. Adán fue hecho hombre perfecto (completo en todas las dotes físicas, mentales y espirituales) En Génesis 3 encontramos al primer hombre sometido a una prueba, que no logró superar, esto trajo consigo consecuencias negativas para el resto de la humanidad.

¿Cuáles fueron las consecuencias?

  1. Se perdió la armonía y la paz con Dios
  2. Se perdió la armonía con el resto de la humanidad y con las criaturas
  3. La imagen inicial del hombre fue distorsionada por el pecado
  4. Se perdió la inocencia del ser humano
  5. La pureza del corazón del hombre fue contaminada
  6. El trabajo vino a ser una tarea dura y laboriosa y no tan placentera como al inicio
  7. Se aumentaron los dolores en el parto para las mujeres

Adán tuvo 2 hijos, Caín y Abel, pero como Caín mató a Abel, tuvo otro hijo Set, para sustituir al segundo (Génesis 4:25) y para continuar la línea de descendencia fiel. Adán tenía 130 años de edad cuando nació Set, y vivió 800 años más después de este acontecimiento, viviendo un total de 930 años.

Aunque pareciera que la figura y el nombre de Adán, quedan en el Antiguo Testamento y específicamente en el Génesis. El Nuevo Testamento, sigue la línea del Antiguo Testamento, hablando de Adán como el primer hombre y presentando la figura de Cristo como ese postrer Adán. Es el Nuevo Testamento quien nos da el verdadero valor teológico de Adán.

El evangelio de Lucas, menciona a Adán como un antepasado de Jesús (Lucas 3:38) El apóstol Pablo afirma que Adán fuel el primer hombre y no deja de mostrar el paralelismo entre Adán y Cristo. Pablo nos enseña que, “el pecado y la muerte”, entraron por medio de Adán y que en él todos morimos, pero en el “postrer Adán” (o sea Cristo) en el segundo hombre, todos los hombres pueden disfrutar de la gracia, justificación y vida eterna. La condenación y la muerte del primer Adán, son llevadas por Jesús en la cruz del calvario. Dándole esperanza y vida a la humanidad, siempre y cuando estos reconozcan su pecado y se arrepientan y reciban el perdón de Dios y vivan conforme a los preceptos que El estableció.

El nombre de Adán sólo aparece en siete versículos en el Nuevo Testamento (Lucas 3:38; Romanos 5:14; 1 Corintios 15:22 y 45; 1 Timoteo 2:13-14; Judas 1:14), pero su significación es muy superior a lo que esto indicaría, particularmente para Pablo. Se lo presenta como:

  1. El prototipo de la raza humana
  2. El arquetipo de la desobediencia
  3. El anti tipo de Cristo
    • La persona de Cristo
    • La obediencia de Cristo
    • El pueblo de Cristo

El primer Adán es la imagen del segundo Adán (el hombre es imagen de Dios), pero en el primero encontramos una descendencia ligada a muerte, el legado del primer Adán es la condenación eterna por el pecado. La descendencia del segundo Adán (este es Cristo), es un legado de vida eterna. El legado de Jesucristo es la salvación del hombre, a través de su sacrificio; “Porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres, por el que nosotros podamos ser salvos”. El primero y el segundo Adán ocupan la posición de cabeza con respecto a la humanidad. No hay nadie que haya vivido antes de Adán, porque es el primer hombre; y no hay nadie que haya vivido antes de Cristo en la gracia, siendo Cristo el postrer Adán. Entre estas dos generaciones se desarrolla toda la historia de la raza humana.


Equipo Temas Bíblicos