Últimas Noticias

Historia Iglesias | Chillán

274 0

Ante la necesidad de llevar el poderoso mensaje del Evangelio de Cristo por todo el país, el día 23 de marzo de 1923, es enviado desde la ciudad de Valparaíso el primer ungido de Dios de la Iglesia de Chillán, Pastor Domingo Taucán Ureta, quien junto a su familia, fijan residencia en calle Carrera N°642, donde se celebraría por primera vez un culto de evangelización en la ciudad.

El Pastor Taucán nació en la comuna de Putaendo en el año 1883, convirtiéndose al Evangelio en la Iglesia Metodista Episcopal de Valparaíso de la cual era su Pastor el Rev. Willis C. Hoover.

En vista del gran trabajo que venía por delante, en el año 1923 el Pastor Taucán crea el Cuerpo de Voluntarios de la Iglesia, cuya misión sería evangelizar a los pueblos cercanos, como Portezuelo, San Ignacio, Ñipas, Coelemu, Nabuco, Tomé, Rucapequén entre muchos otros.

En el año 1925, con dos años de arduo trabajo, nace la primera Junta de Oficiales compuesta por los hermanos Juan Venegas, Custodio Lagos, Isaías Pino y los hermanos Henríquez y Sanhueza, cuya misión sería apoyar directamente la labor del Pastor Domingo Taucán. En el mes de enero de 1926 se celebra la Conferencia Nacional de la Iglesia en la ciudad de Chillán, en ese mismo año, como primer testimonio coral, en junio de 1926, se eligen a cinco hermanos para cantar antes de empezar la reunión de los jueves y domingo. Posteriormente, en noviembre de ese año se abre la Obra en el pueblo de Bulnes.

Ante  la gran cantidad de personas que se convierten al Evangelio, se hace necesario el cambio de la Iglesia Central a calle Brasil N° 643, y la apertura de algunos Locales en los sectores de Santa Elvira, Huambalí y población La Fuente.

Entre los años 1926 y 1932 el Pastor Taucán y su Junta de Oficiales comienzan a proyectar el trabajo espiritual en San Carlos y Parral; extendiéndose más tarde a Chillán Viejo, Coihueco y a diferentes lugares que fueron bendecidos con el poderoso mensaje del Evangelio, entre ellos se abre un Culto en el sector Lajuelas.

Ante la imperiosa necesidad de tener un Templo para albergar a la mayor cantidad de hermanos, el 18 de abril de 1932, se adquiere un terreno ubicado en calle Purén 254, a un costo de cuatro mil pesos, de 20 metros de frente por 44 metros de fondo. Su primera edificación fue hecha en adobe fabricado por los mismos voluntarios, siendo dirigidos por el hermano Ignacio Martínez. Ese mismo año se abre un Templo en la población Chillancito y se inicia el culto de Balmaceda, actualmente Local Villa Alegre.

Durante más de una década, la Iglesia había crecido en forma exponencial, partiendo por las familias Taucán y Venegas, para convertirse en un grupo muy numeroso para la realidad de la ciudad en aquellos años. Ciudad que los miraba con recelo debido a su pobre condición social, pese a ello llamaba la atención la capacidad de estos hombres y mujeres de llevar el Evangelio en forma pública y hablar de cómo Cristo Jesús había cambiado sus vidas.

En estos años, la Iglesia había tenido la honra de entregar como Siervos de Dios a los hermanos Oscar Olave, a la Iglesia de San Carlos, Juan Vilches, a la Iglesia de Tomé y Domingo Guzmán a la Iglesia de Parral.

El año 1939, Chillán es sacudido por un terremoto que destruyó casi totalmente la ciudad, afectando al Templo de calle Purén, el que tuvo que ser reconstruido en adobes, siendo dirigidos estos trabajos por el hermano Diógenes Sepúlveda.

En el año 1943, es nombrado Pastor de la Iglesia de Chillán el hermano Narciso Balboa, quien era Ayudante del Pastor Domingo Taucán. En el mes de febrero de ese año se constituye la primera Junta de Oficiales, siendo compuesta por los Hermanos Diógenes Sepúlveda, Gilberto Rosales, Rodolfo Riquelme, Felidor Rodríguez, Juan Escobar, Gerardo Inostroza y Segundo Moncada. Durante la administración del Pastor Balboa se vive un periodo de grandes manifestaciones espirituales y sanidades. Ante el fuerte crecimiento espiritual y material de la Iglesia, se adquiere un terreno ubicado en calle Yerbas Buenas 378, cuyas medidas eran de 12 por 15 mts. También se adquiere un camioncito para el traslado de los hermanos y –principalmente- para llevar a los predicadores a las localidades vecinas.

En reemplazo del Pastor Balboa asume por un breve periodo de seis meses el Pastor Tadeo Fernández, quien luego regresa a la ciudad de Negrete de donde provenía. Para suceder al Pastor Fernández, en el año 1951, es nombrado como nuevo Pastor de la Iglesia de Chillán el hermano Rodolfo Riquelme Reyes.

El Pastor Riquelme ocupó diferentes cargos dentro de la Iglesia, tales como jefe de coro, Oficial y Ayudante del Pastor Balboa.  En su administración se inicia la reconstrucción del Templo de Yerbas Buenas, el que había sido dañado por el terremoto de 1960. Para tales efectos contó con la especial colaboración de la Asociación de Iglesias de Estados Unidos y el reconocido apoyo de la hermandad de Chillán.

El año 1952, a la Iglesia de Chillán le corresponde organizar y acoger la Conferencia Anual de la Corporación, lo que significó gran bendición para la hermandad.

El Pastor Riquelme formó parte del Directorio y dejó un gran testimonio de servicio y entrega al Señor. Bajo la administración del Pastor Riquelme, la Iglesia de Chillán entrega como Pastores a los hermanos: Diógenes Sepúlveda, Iglesia de Ñipas, y a Alfredo Gajardo y Alfonso Leiva a la Iglesia de Chillan Viejo.

Ante la partida del Pastor Rodolfo Riquelme, el 13 de diciembre de 1968, la propia congregación de Chillán solicita al Directorio de la Iglesia, que el hermano Sergio Reynero Droguett asuma como su Pastor Gobernante. La petición fue aceptada, nombrándose al hermano Reynero como Pastor de la Iglesia en la Conferencia del año 1969, en Pudahuel.

Chillán es sede de la Conferencia realizada en el año 1972, la cual por primera vez se denominó como “Conferencia Anual Internacional de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile”.

El 31 de agosto de 1973 se da inicio a la etapa de construcción de material sólido del Templo de calle Purén, el cual es inaugurado en el año 1979.

En un breve período, el Pastor Reynero es ascendido a los grados eclesiásticos de Diácono y Presbítero para, en el año 1978, ser llamado a formar parte del Directorio de la Corporación bajo la administración del Obispo Mamerto Mancilla Tapia.

También destaca la formación y entrega de los hermanos Jorge González, Mario Aguilera, Bernardo Cartes y Antonio Saavedra, quienes asumen  como nuevos Pastores.

Cabe mencionar la reconstrucción en material sólido, de la mayor parte de  los Locales de Chillán y de su circuito; como la compra de un terreno en el Sector de El Rosal para el descanso, recreo y esparcimiento de la congregación en los meses de verano. La adquisición y posterior construcción de un imponente edificio adosado al Templo de Purén, el que cuenta con instalaciones como salón para conferencias, comedores, cocina y en su segundo piso amplias oficinas que son ocupadas por la administración de la Iglesia, inaugurado el 23 de marzo de 2003.

Con el paso de los años Dios bendijo al Pastor Reynero en diversos cargos de importancia dentro de la Iglesia, desempeñándose como Superintendente, Jefe de Sector, Presidente de la Comisión de Orden Ascenso y Disciplina, miembro del Presbiterio Mayor bajo la administración del Obispo Javier Vásquez Valencia y Presidente de la Comisión de Ética Ministerial; desenvolviéndose siempre con un alto grado de honestidad y espíritu cristiano, rasgo que fue ampliamente reconocido por sus pares.

Ante el sensible fallecimiento del Pastor Sergio Hernán Reynero Droguett, se reúnen en la Iglesia de Concepción el Presbiterio Mayor, Tribunal Eclesiástico y Jefes de Sectores el día martes 6 de mayo de 2008 para elevar una solicitud inédita en la historia de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile,  pedir que su Obispo Presidente, Presbítero Bernardo Cartes Venegas,  se trasladara a la Iglesia en Chillan para administrarla; sentir  espiritual  que la Junta de Oficiales Diáconos y la  congregación también tenían.

Es así, como el día 24 de mayo del año 2008 la Iglesia de Chillán recibía a sus nuevos Pastores: Obispo Bernardo Cartes Venegas y Diaconisa Alicia Reynero Fuentes, quienes hasta la fecha y junto a la Iglesia de Chillán han sido grandemente bendecidos. En la actualidad, la Iglesia cuenta con ocho Locales en la ciudad y más de 40 Templos en las comunas de Coihueco y Pinto, para la Gloria de Dios.

Por la visión del Obispo Cartes, la Iglesia de Chillán se ha propuesto la tarea de remodelar el Templo Matriz de calle Purén,  logrando al mes de julio de 2009, reemplazar completamente el techo y cielo de la estructura,  todo esto gracias a la cooperación y apoyo constante de la congregación en general.

En el año 2010, ocurre el lamentable terremoto que afectó a la zona central de nuestro país, teniendo como consecuencia unas graves fisuras al templo matriz de calle Yerbas Buenas, con necesidad de reparación, y además de cambiar la conferencia que se realizaría en Chillán el año 2011, a la ciudad de Puerto Montt. A pesar de ello, en el mes de octubre de aquel año, la iglesia de Chillán fue bendecida con ser sede del Estudio Bíblico de Pastores Zona Sur de nuestra entidad religiosa.

Posteriormente, la bendición fue aún mayor, ya que, en 2013 el sector 14 fue el encargado de organizar la 104 Conferencia de nuestra iglesia, teniendo como sede a Chillán. Es así, como en el templo matriz de calle Purén se realizan algunas remodelaciones como ampliar el altar y cambiar el lugar de la ubicación del coro instrumental.

Mas adelante, en el año 2014, la iglesia de Chillán nuevamente es bendecida con un gran evento de nuestra iglesia, esta vez, una Conferencia Extraordinaria donde se trataron temas sobre la reforma estatuaria de nuestra entidad religiosa.

Dentro del periodo en que ha sido nuestro Obispo Bernardo Cartes pastor de la iglesia de Chillán, Dios le ha dado la visión de bendecir a distintos hermanos de la congregación para ser pastores, ya sea, en templos que se independizan de Chillán o en congregaciones que han quedado sin pastor. Debido al crecimiento que ha tenido la iglesia de Chillán, es que nuestro Obispo ya ha entregado 3 pastorados de templos que pertenecían a su congregación, estos son las Iglesias de Bustamente, Recinto y Coihueco.

Actualmente, la iglesia de Chillán sigue trabajando arduamente y no cabe duda que Dios he respaldado grandemente su obra aquella ciudad, colocando grandes hombres para liderar su grey y así bajo la cobertura de su espíritu santo ser guiados por sendas de victoria. ¡Dios siga bendiciendo a su pueblo!